(Tiempo de lectura: 4 min)

El estudio conjunto titulado “Perspectivas económicas de América Latina 2020: Transformación digital para una mejor reconstrucción” fue publicado esta semana. En él ambos organismos consideran que “la transformación digital puede ayudar a la región de América Latina y el Caribe a recuperarse más rápido de la crisis de covid-19”.

La investigación se centra en evaluar el duro impacto de la pandemia en las poblaciones más vulnerables de la región. Al tiempo que analiza como la crisis del coronavirus ha afectado a las microempresas. En este sentido estima que unas 2.7 millones de empresas cierren dejando en la calle a 8.5 millones de trabajadores.

Cuando comenzó la pandemia, el 40% de los trabajadores de América Latina y el Caribe estaban desprovistos de alguna forma de protección social, mientras que un 60% trabajaba en el sector informal.

“Esperamos que más de 45 millones de personas adicionales caigan en la pobreza”, acentuó la Secretaria Ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, durante la presentación del estudio. Indicó que ahora “la crisis socioeconómica hace que un nuevo modelo de desarrollo sea más urgente que nunca”.

La digitalización como alternativa

Explicó que la digitalización podría convertirse en una poderosa herramienta “para superar los desafíos estructurales de la región”. Pero únicamente “si se considera como una vía integral para impulsar un cambio estructural progresivo, mediante la adopción de “políticas de generación de nuevos sectores, empleos de calidad, desarrollo de capacidades e innovación”.

Sobre la actividad productiva en la región, la funcionaria pronosticó que el PIB disminuirá este año en un 9,1%, lo que representa la peor recesión en un siglo. Esta contracción provocará una elevación de la pobreza a 230 millones de personas. 96 millones de estas personas vivirán en pobreza extrema, otras 44 millones estarán desempleadas y la informalidad ascenderá a 54%.

“El impacto no es homogéneo. Afecta más desproporcionalmente a los grupos vulnerables y a las mujeres”, acotó Bárcena.

Por otro lado, el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, manifestó que “la crisis ha creado las oportunidades para avanzar en las reformas necesarias que pueden ayudar a difundir los beneficios de la transformación digital para lograr un crecimiento incluyente y sostenible”. Destacó “la urgente necesidad de cerrar las brechas digitales entre territorios, familias, estudiantes, trabajadores y empresas”.

Automatización de los puestos de trabajo

Al referirse a casos concretos como Chile, el documento advierte que de los puestos de trabajo existentes un 25% corre el riesgo de ser automatizado y un 35% podría sufrir importantes cambios importantes respecto al tipo de tareas que se realizan y la forma como se ejecutan.

El estudio señala que la crisis del coronavirus está exacerbando diversos desafíos económicos y sociales de carácter estructural que están interrelacionados. Menciona la elevada desigualdad social y la informalidad, unida a la baja productividad y los deficientes servicios e instituciones públicas existentes.

Pero la OCDE y la Cepal sostienen que un remedio a estos factores negativos es la transformación digital. Afirman que las economías latinoamericanas pueden salir de la crisis si logran estimular la innovación empresarial y adoptar nuevos modelos de consumo.

Aconsejan transformar los sistemas de producción y fortalecer las cadenas de valor. Además de orientar sus esfuerzos hacia una reorganización de los sectores económicos y la introducción de nuevas condiciones de competitividad.

Según el estudio, las herramientas digitales pueden ayudar a mejorar el acceso a los servicios públicos, incluyendo la educación y la salud. Sin menoscabar su contribución al mejoramiento de la gobernanza al ubicar a los ciudadanos en el punto más importante de las políticas públicas.

“Una oportunidad para idear juntos soluciones innovadoras”

Al comentar la importancia del informe el presidente de Colombia, Iván Duque Márquez, lo consideró como “muy oportuno”. Recalcó también que el estudio “ayudará a fomentar el diálogo en los países de la región y con la comunidad internacional sobre cómo podemos aprovechar al máximo la transformación digital en el contexto actual de crisis de COVID-19″.

La Comisaria de la Unión Europea para Alianzas Internacionales, Jutta Urpilainen, dijo que “la transformación digital presenta a la UE y América Latina y el Caribe una oportunidad para idear juntos soluciones innovadoras y abordar desafíos estructurales”. Precisó que esta es una oportunidad para abordar desde ya las desigualdades.

Dijo que el mercado único digital europeo es un ejemplo claro de cómo la integración digital puede centrarse en la inclusión de los ciudadanos y en el apoyo al sector productivo. Aunque indicó que “no debemos olvidar que para beneficiarnos, el acceso es imprescindible”.

Cerrar la brecha en el uso de internet

El informe de la CEPAL y la OCDE advierte sin embargo que este camino presenta muchos desafíos. Uno de ellos es el acceso a Internet, que todavía no puede ser considerado universal.

Cerca de dos tercios de la población latinoamericana y el Caribe usaba regularmente la red en 2018. Aunque representa cerca del doble con respecto a 2010, todavía está bastante por debajo del promedio de 84% que tienen los países de la OCDE.

En cuanto a la estratificación en el uso de internet. El 75% de la población más rica de la región usa el servicio mientras que apenas el 37% de la población más pobre puede hacerlo. La brecha entre los sectores de mayores ingresos y los pobres es de casi 40 puntos porcentuales. En cambio en los países de la OCDE esta diferencia de menor a 25 puntos porcentuales.

Los desafíos implícitos en la transformación digital comprenden alrededor del 20% de los empleos que algunos países tal vez sean sometidos a cierto tipo de automatización. En consecuencia, América Latina y el Caribe requieren de nuevas y masivas inversiones en capacitación y educación.

De esta forma, los trabajadores estarán mejor equipados para asumir estos desafíos con las habilidades digitales necesarias.

El informe finaliza describiendo un conjunto de recomendaciones de políticas públicas para que sean adoptadas e incluidas en las diversas agendas digitales que se crean en los países de la región. Destaca el documento que es necesario vincular estas agendas con los Planes Nacionales de Desarrollo (PND), algunos de los cuales son analizados en el informe.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here