Se espera que la administración Trump publique los resultados de una investigación de siete meses sobre las prácticas comerciales chinas, bajo la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974, una medida que podría conducir a sanciones contra el país y provocar represalias por parte de Pekín.

Las acciones podrían llegar en cuestión de días, según una fuente de la administración.

“La administración Trump ha dejado muy claro que cree que tiene la autoridad bajo la Sección 301 para amenazar y/o imponer aranceles a China directamente sobre estas prácticas”, dice Edward Alden, miembro principal del Consejo de Relaciones Exteriores.

La Sección 301 le da al presidente un amplio margen de maniobra para imponer sanciones tales como prohibiciones recíprocas a las inversiones transfronterizas y aranceles sobre una amplia variedad de productos chinos.

Estados Unidos también podría unirse con sus aliados para obligar a China a participar en la Organización Mundial del Comercio. Los países de Asia, América Latina y Europa se han quejado desde hace mucho tiempo de que las prácticas comerciales chinas, como las transferencias forzadas de tecnología, los subsidios gubernamentales ilegales y el dumping de las exportaciones de bajo costo, debilitan a los competidores.

El asesor comercial de Trump, Peter Navarro, un crítico acérrimo de China, dice: “Creo que hay un consenso generalizado y cada vez mayor en todo el mundo de que China no cumple las reglas y que juntos, como aliados y socios comerciales, tenemos que tomar muchos, muchos tipos de medidas diferentes para garantizar la igualdad de condiciones”.

PUBLICIDADBitcoin
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here