La Comisión Nacional de Energía de Chile (CNE) ha comenzado los preparativos finales para lanzar una cadena de bloques (blockchain) durante este mes. La iniciativa es un esfuerzo para registrar datos sensibles con el propósito de asegurar y modernizar la infraestructura eléctrica de Chile.

Si bien los detalles sobre esta cadena de bloqueo en particular, conocida como “Open Energy”, son escasos, se ha dejado claro que la plataforma será utilizada para autenticar datos como “precios promedio de mercado, costos marginales, precio de la gasolina,[y] cumplimiento de la ley del NCRE, entre otros”.

Según el secretario ejecutivo del CNE, Andrés Romero, la comisión ha estado considerando la implementación de la tecnología desde hace algún tiempo. “Hemos decidido utilizar blockchain como eNotary, lo que nos permitirá certificar que la información que proporcionamos en el portal de datos abierto no ha sido alterada”, apuntó.

El portal abierto de datos referido por Romero es un portal multifuncional desarrollado por la CNE que contiene estadísticas de metadatos, indicadores, mapas, normas legales, estudios y aplicaciones web del sector energético, entre otras cosas.

Además de proporcionar seguridad de datos, Romero espera que Open Energy también proporcione una mayor integridad y transparencia de los datos:

“La información pública es un insumo importante para la toma de decisiones sobre inversiones y proyectos energéticos y muchos de nuestros usuarios utilizan esta información para decidir aspectos técnicos, económicos y laborales. Por ello, a través del uso de esta tecnología, elevaremos los niveles de confianza de nuestros grupos de interés, inversores y el público en general que consume los datos entregados en www.energiaabierta.cl”.

En particular, Chile ha finalizado recientemente la construcción de dos proyectos de agricultura solar a gran escala y ha aumentado su capacidad de generación eléctrica a más de 2GW, en comparación con los 1.829 de diciembre. Estas centrales, conocidas respectivamente como la central de 115 MW de Santiago y la de 100 MW Pelicano, se instalaron el pasado mes de enero.

Chile parece estar manteniendo el ritmo en la competencia global para crear un mercado energético de próxima generación. Otros países que están explorando casos de uso de la cadena de bloques para el futuro del almacenamiento, transmisión y uso de la energía eléctrica incluyen a Australia, Alemania y el Reino Unido.

PUBLICIDADBitcoin
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here