A la industria petrolera colombiana no le ha ido nada fácil en los últimos años. Mientras que el gobierno sigue centrado en impulsar la producción de petróleo para levantar la economía, la industria ha tenido un comienzo desfavorable en 2018.

Para enero de 2018, la producción llegó a 860.187 barriles diarios, lo que representa un descenso del 1,1 por ciento en comparación con el mes anterior, aunque sí representa un aumento de casi el 1 por ciento con respecto al promedio anual diario para 2017.

Ha habido señales de que la producción petrolera colombiana permanecerá bajo presión, lo que es una mala noticia para su economía dependiente del petróleo.

El volumen de ataques de la guerrilla izquierdista desde que un alto el fuego con el gobierno terminó en enero de 2018 ha crecido a un ritmo vertiginoso. Por eso el oleoducto León Caño, que bombea hasta 210.000 barriles diarios, ha estado fuera de servicio durante la mayor parte del 2018 hasta la fecha.

A pesar de que Bogotá se refiere a las perspectivas de la industria petrolera colombiana, la inversión ha disminuido desde que el petróleo se desplomó a fines de 2014.

No obstante, acontecimientos recientes indican que las perspectivas están mejorando.

Dos recientes descubrimientos petroleros en los departamentos de Santander y Arauca sumarán 2.200 barriles diarios a la producción petrolera colombiana.

Debido a los altos precios del petróleo, Ecopetrol volvió a la rentabilidad reportando su mejor resultado financiero en cuatro años con un beneficio neto de $2.3 mil millones, aproximadamente cuatro veces más que el registrado en 2016.

PUBLICIDADBitcoin
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here